jueves, 29 de diciembre de 2011

una puerta que cruzar

José María se va y la vida continúa.

José María, una persona más, una de tantas que nació y vivió en Cádiz hasta su muerte.

No hablaré de José María del que me siento querido, pero sí quiero que esta publicación quede aquí en su memoria.

Y la vida continúa, sin embargo no podemos obviar que la vida sin nuestras aportaciones no es tan vida. Quiero decir, somos las personas hijas de la VIDA con mayúsculas y llegamos para y por ella misma. La vida nos trae y nos lleva. Sabemos, por nuestros recuerdos y por lo que los demás cuentan de nosotras que estamos vivas y podemos esbozar[i] nuestra biografía,  pero, nada sabemos de después (del paso por la muerte).

Cuando espiramos el último aliento todo acabo para esta vida que conocemos y nada queda salvo los recuerdos y el polvo. Dijo Marco Tulio Cicerón, Político, filósofo, escritor y orador: “la vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos”. Y es a  lo que voy: a lo que queda. Quedan nuestras sumas y nuestras restas en la aritmética del universo. Encajamos, así lo entiendo yo, en un presupuesto sin cerrar. Un presupuesto del proyecto de la VIDA. Esto escapa a nuestro entendimiento y jugando a ser dioses nos atrevemos a decir que –yo controlo mi vida-. Siendo conscientes de esto, no podemos escapar a la responsabilidad de vivir con una ética esmerada y una cosmovisión, más allá de nuestros intereses personales.

Es cierto que podemos encausar nuestros caminos y vivir la vida según nuestros deseos y anhelos, pero también es cierto que hay factores, además de los ambientales, sociales, familiares,… que condicionan y modifican nuestro rumbo como si otro (no sé definir y concretar y mucho menos me atrevo a decir: quién o qué) gobernará la barca, cual titiritero.

Es por ello, apunto yo, que nos aferramos a  la vida física, a la que conocemos y podemos articular, como si sólo fuésemos eso: un cuerpo físico y finito con una biografía que cumplimentar.

Yo creo que somos parte indivisa de la energía universal y como dice la máxima: “la energía ni se crea ni se destruye, se transforma” por tanto, tenemos que cuidarnos. No nos pertenecemos, formamos parte de un TODO y aquello que el TODO deposita en nuestras manos hay que devolvérselo, más si cabe, mejorado.

Pues eso: que si puedo, después de mi paso por la puerta de la muerte, vuelvo y os público otro artículo al respecto.

!Hasta entonces José María¡



[i] Digo “esbozar” porque entiendo que no somos nosotras quienes escribamos la última palabra. Siempre será la VIDA la que dicte: -hasta aquí has llegado- y ese será el momento en el que se concluirá nuestra biografía y el argumento de nuestra vida se desvelará para los sobrevivientes y quién sabe si para nuestra alma, también.


domingo, 27 de noviembre de 2011

un canto a la vida

Iker y Erik
El nacimiento de Erik, mi segundo nieto, es un milagro que me devuelve la confianza radical en la vida y descubrir que el ser humano sigue siendo "un ser capaz de proyecto y de futuro".
Por esto mismo, hoy, no puedo olvidar "mi responsabilidad de la esperanza". 

"Esperanza no es lo mismo que optimismo. No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte. Václav Havel, Político y escritor checo.

Antes que la vida como "lugar de ocio" o "instancia moral", la he de entender en sí misma y vivir en "comunidad de esperanza". Una esperanza que no es una utopía más, ni una reacción desesperada frente a las crisis e incertidumbres del momento.

En ella descubro el futuro último que me espera, el camino que puedo y debo recorrer hacia mi plena humanización y la garantía última frente a los fracasos, la injusticia y la muerte.

¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!

domingo, 6 de noviembre de 2011

el 20N y mi postura

Hace mucho tiempo que el sistema se cae por su propio peso. Un sistema que no es el nuestro (las/os ciudadanas/os del mundo), es el de ellos (los mercados, que sí que tienen nombres y apellidos, con la connivencia de la clase política).
No voy a votar a quienes no me representan.
Sí voy a actuar en conciencia: mi conciencia, frente a las injusticias y las iniquidades. Cuestión de moral y ética. Entendiendo moral como el deber responsable  y ética como la reflexión de dicha moral.
Una cuestión de valores (los valores se miden por la fragilidad de su contenido: entre el valor de la amistad y la solidaridad, el valor solidaridad es más frágil que la amistad. Por tanto, será más alto el valor de la solidaridad y por ende su defensa prevalecerá ante la amistad.
Voy a ser solidario con los ciudadanos y ciudadanas del mundo que no tienen un plato de comida, con las mujeres que mueren en el parto, por no tener asistencia. Con los niños y niñas que no verán el futuro porque morirán antes de cumplir los cinco años, con los millones de parados/as que sufren el desamparo en un sistema insolidario, con las personas que han perdido su hogar por causa de especuladores/as, y una lista interminable e intolerable para cualquier ser humano (así me defino, entre otros aspectos de mi ser).
Desobediencia civil.
sobre Grecia y lo que nos viene: palabras desde Atenas

sábado, 8 de octubre de 2011

la muerte

“La muerte el mejor invento de la vida” palabras del desaparecido Steve Jobs. Cuánta razón en la frase. ¿la muerte el mejor invento? ... ¿y de la vida? -Sí, así lo creo yo también.

La muerte nos muestra nuestra finitud y nuestra pobreza, a la vez que nos da toda la vida para ser vivida. –cuanta riqueza para disfrutar. La muerte al igual que el nacimiento son las dos puertas que tenemos que pasar obligatoriamente.

Una, la del nacimiento (la puerta de entrada a la vida como la entendemos) nos viene dada por nuestros progenitores y les debemos  honrar con una vida amable, respetuosa y plena de amor; llegando a la muerte (la puerta de salida), a ser posible, lo más vivos que podamos, sin tareas pendientes y en paz.

Así, de esta manera, llegar hasta la puerta de la muerte no nos hará sufrir. -Entiéndanme, nadie quiere morir, yo tampoco, con la muerte acaban todas las posibilidades-. Quiero decir sólo: “llegar hasta la puerta de la muerte” porque, como dijo el filósofo: “si soy yo no es la muerte y si es la muerte no soy yo por tanto, no sabremos que hay al cruzarla. A lo más, nos cuentan algunas personas que estuvieron en ese trance y sobrevivieron: “hay una luz cegadora al final del túnel… “. Podemos hacer un símil con el momento del parto: salimos de la penumbra del útero a través del cuello de éste y nos encontramos con la luz cegadora del mundo ¿no os parece revelador?.

La muerte es el mejor invento por varias razones, digo yo que, una es que nos urge en vivir, en vivir con plenitud y con veracidad. La certeza de que llegará un día nos enseña que hay que disfrutar la vida en todos y cada uno de sus momentos y sin mirar el reloj ya que la prisa hará que la muerte llegue antes.

Y quiero acabar este post con esta otra frase: "la muerte y su rol de agente renovador para la continuidad del todo".

domingo, 14 de agosto de 2011

deprisa: consumir, envejecer...

Dice el poeta (Pedro Garfias): Voy... 

Sí, voy deprisa.
Yo vine de la tierra,
y la tierra me necesita.

Así era mi vida antes, un consumir los días como si perdiese el tren a cada instante, a cada paso, en cada historia. Sin tener un rumbo marcado y dejándome llevar por las corrientes, en ocasiones, en muchas ocasiones, corrientes violentas. Como el rio que baja la montaña precipitado, chocando con todo y pasando sobre todo. Arrastrando y erosionando,  imparable en su camino hacia diluirse en el mar, que es donde mueren los ríos.

Pero, ocurrió que un dique freno mi fluir hacia encontrarme con la muerte, atormentado, atolondrado, sin acontecer, sin vivir, deprisa. Mi mismo cuerpo hizo de presa que contuvo la fuerza de una vida desmedida y sin control. Encauzándola por surcos serenos, trayéndola a remansos.

Así es mi vida ahora: un vivir sereno, asentado en el aquí y ahora. Consciente de que lo importante está en la esencia de las cosas, las pequeñas cosas. Estas que conforman el día a día cotidiano. Entregado a la otra sin perderme, mostrándome tal que soy, viviendo y transitándome en las polaridades de mi ser.

Ya no voy deprisa, voy al ritmo y los bioritmos propios que me marca la VIDA con mayúsculas.

Es así (entiendo ahora, mañana? no lo sé) como se vive el camino entre los dos polos que nos marca la máxima: del polvo venimos y al polvo volveremos. 

domingo, 31 de julio de 2011

Reseña: Amar lo que somos sin exclusión



El subtitulo de este libro, de Joan Garriga Bacardí, "Vivir en el Alma" nos invita a Amar lo que es, amar lo que somos y amar a los que son.



En sus páginas, como nos resume su autor: el gran tema es  el viejo asunto de la voluntad frente al destino, de los designios del pequeño yo personal frente a los dictámenes de la gran voluntad, de la gran inteligencia definitiva.


Para contarnos que nada nuestro nos es ajeno y cada vivencia cumple con su cometido. El autor nos muestra unos versos de Thich Nhat Hanh de su poema Llamadme por mis verdaderos nombres, que rezan así:



No digáis que partiré mañana,
pues aún estoy llegando.

Mirad profundamente; estoy llegando a cada instante,
para ser brote de primavera en una rama,
para ser pajarillo de alas aún frágiles,
que aprendo a cantar en mi nuevo nido,
para ser mariposa en el corazón de una flor,
para ser joya oculta en una piedra.

Aún estoy llegando para reír y para llorar,
para temer y para esperar.

El ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.

Soy un insecto que se metamorfosea
en la superficie del río.
Y soy el pájaro
que se precipita para tragarlo.

Soy una rana que nada feliz
en las aguas claras del estanque.
Y soy la serpiente acuática
que sigilosamente se alimenta de la rana.

Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
mis piernas tan delgadas como cañas de bambú.
Y soy el comerciante de armas
que vende armas letales a Uganda.

Soy la niña de doce años,
refugiada en una pequeña embarcación,
que se arroja al océano
tras haber sido violada por un pirata.
Y soy el pirata,
cuyo corazón es aún incapaz
de ver y de amar.

Soy un miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos.
Y soy el hombre que ha pagado
su "deuda de sangre" a mi pueblo
muriendo lentamente en un campo de concentración.

Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que hace florecer las flores de la Tierra entera..
Mi dolor es como un río de lágrimas,
tan vasto que llena los cuatro océanos.

Llamadme por mis verdaderos nombres, os lo ruego
para poder despertar
y que la puerta de mi corazón
pueda quedar abierta,
la puerta de la compasión.

viernes, 29 de julio de 2011

¿anestesiados/as?


Más de 12 millones de personas en peligro de muerte en Somalia, Kenia, Etiopía y Uganda

Los equipos de Oxfam estamos atendiendo a un millón de personas desde hace meses, y hacemos un llamamiento para recaudar fondos que nos permitan ampliar nuestra respuesta para salvar más vidas, asistiendo a los más de tres millones de personas en extrema necesidad de agua potable, alimentos y saneamiento básico.   
Estamos ayudando a las poblaciones más afectadas a través de las siguientes acciones:
   Provisión de agua potable.
   Construcción de infraestructuras de saneamiento básico.
   Promoción de la higiene para evitar la propagación de enfermedades y epidemias.
   Asistencia y tratamiento para el ganado (cerca de 900.000 cabezas).
   Colaboración con el Banco Nacional de Kenia para transferir dinero en efectivo a algunas de las familias más pobres y a mujeres para comprar comida.
   Apoyo a centros nutricionales para miles de niños en Mogadiscio, en el único hospital de niños que funciona en Somalia, con la provisión de agua, camas y aparatos de rayos X.

Colabora mediante un ingreso en las siguientes cuentas bancarias:
Unicaja
2103-0722-89-0030024676
Cajamar
3058-3503-11-2720001722

lunes, 18 de julio de 2011

si queremos ser felices

“Mientras nos afanamos en la búsqueda de la felicidad, la felicidad corre detrás nuestra” viene a decirnos algo parecido a lo que  nos dijo Lennon: “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”.


Pero, continuemos planteándonos las siguientes tres cuestiones para llegar a esto mismo:


¿qué es lo que más deseamos en la vida?
¿por qué tan pocas personas son felices?
¿por qué buscamos en sitios equivocados?

felicidad/FELICIDAD
Cabe definir la felicidad con minúsculas: como un estado de ánimo donde han desaparecido los conflictos interiores, cabe verdad? Experiencias fugaces, momentos satisfactorios. Pequeñas dosis de placer.

Por otra parte, tenemos la FELICIDAD con mayúsculas y la podemos definir como un estado de realización interior. Es un gozo sin causa y que también se expande a los demás.

Para ello, es fundamental tener cubiertas las necesidades básicas y la salud, además de disponer de recursos para afrontar los avatares de la vida. Cultivando lo positivo y transformando lo negativo en aprendizajes. En esto juega un papel primordial un valor universal: la espiritualidad. Vivida en tres puntos:

1.       Interioridad vs Paz
2.       Apertura vs Amor con los demás.
3.       Salida vs Aceptación

Paz tiene que ver con atender y labrar nuestras emociones. Pensar bien un camino a la acción, cuidando lo que nos decimos y cómo nos lo decimos influirá con lo que sentimos, en cómo nos sentimos. Dejando en paz el pasado, tomándolo y usándolo para mi vida presente y futura. Ir y embarcarse en la dirección que deseamos, lejos de las prescripciones sistémicas (El sistema que más influye a la persona es la familia y la red de vínculos familiares a la que pertenece, y la hipótesis sistémica principal no es otra que la que afirma que los estados anímicos, vivencias, problemas, guiones de vida y destinos de las personas se explican y se resuelven encarando la posición que la persona ocupa en dicho sistema. Me parece que intuitivamente es algo que sabemos y, en general, concordamos en sentir la fuerza del entramado familiar como determinante de nuestras posibilidades, limitaciones y vivencias existenciales).

Amor con los demás? Querer morir por un intento de amar a los demás. Cuidado con la conciencia, con cómo nos representamos la realidad profanándola con nuestro sistema de creencias porque nos cierra el corazón. ”Parafraseando” a Nietzsche:Quiero aprender más y más al ver tan hermoso de lo necesario en los demás, entonces yo seré uno de los que hacen las cosas bellas. Amor fati: dejar que se dé ahora en adelante mi amor! No quiero hacer la guerra contra lo que es feo. Yo no quiero acusar, yo no quiero acusar a los que acusan. Mirar a otro lado será mi única negación. Y todo en todo y sobre todo: algún día quiero ser sólo un Decidor-de-Sí”.

Para acabar, aceptación. La vida es una aventura con montañas y valles, con barrancos, ríos caudalosos y escarpadas paredes, puentes caídos y caminos pedregosos, todo ello forma parte de la aventura. No debemos buscar un mundo alfombrado, no existe, lo que debemos es calzarnos unos buenos zapatos.
Aceptación? Sintonizar con los propósitos de la vida, aunque no encajen en lo mío.


Acéptese todo esto porque en la Paz, ¡vivir sin miedos es Felicidad! y para este vivir sin miedos, librarnos de la dificultad que son los apegos, es nuclear. Porque en la Apertura, ¡saber que el amor es Felicidad! es vivir el amor en Unidad, en Libertad y en la Inocencia, tres conceptos que hay que vivir sin opuestos, sin elección y sin dudas, en la “no dualidad”. Y por último, Aceptación, ¡agradecer la vida es Felicidad! porque ¡vivir en la abundancia es Felicidad! y para ello, debemos confiar en el espíritu, vivir la espiritualidad de lo que somos, Seres en la Unidad. Como el río que baja desde la fuente hacia encontrarse con el mar y que en su trayecto no deja de ser río a pesar de que desaparecerá fundiéndose con la inmensa mar. Así es la vida en felicidad hacia su regreso a la unidad con la fuente. 

¿Cómo, cuándo y dónde? Carpe diem, aprovechar el momento utilizando los sentidos (los físicos y los espirituales) que son las puertas a la vida para una comunicación de ida y vuelta.

En definitiva, si fusionemos los axiomas con que comencé este articulo nos quedará el siguiente: 
ser felices en el transcurrir de la vida”.

GRACIAS.

domingo, 19 de junio de 2011

propuesta decrecimiento y cuidadanía

El decrecimiento propone construir otras formas de vida basándose en las relaciones sociales, la cercanía, la austeridad, la vida en común y la ralentización del tiempo. Elementos que lejos de ser limitaciones son los que enriquecen la vida y la llenan de alegría. La felicidad subjetiva está asociada a la vida comunitaria donde prima la relación.

El gran reto en los países enriquecidos es aprender a producir valor, libertad y felicidad reduciendo significativamente la utilización de materia y energía, así como los desechos. Se trata de vivir mejor con menos para poder pasar de una cultura de guerra con los territorios y el conjunto de los seres vivos a una cultura de paz que permita construir otra forma de estar en el mundo.


Si mezclamos las acepciones de “cuidar” y “ciudadana” podríamos entender por “cuidadanía” algo así como: “calidad y derecho de prestar atención, deferencia y solicitud en la ejecución de una cosa”. Pero lo especial de la “cuidadanía” es que puede interpretarse de formas muy distintas, tantas como personas y tantas como una quiera. Formas particulares y personales de entender y practicar la cuidadanía, siempre desde la mirada de cada una (comprometida, sensible, emotiva, crítica, política, familiar, etc).
La cuidadanía implica un derecho a cuidar, a no cuidar por obligación y ser cuidado, sin que esto signifique subordinación "para las mujeres".

El decrecimiento y la cuidadanía reclaman el derecho y las posibilidades de reorganizar nuestra sociedad de forma colectiva y de crear colectivamente nuestra propia vida de forma sostenible.

Construir formas de vida que tienen como sustrato el cuidado colectivo, reconociendo que las personas somos seres vulnerables e interdependientes. La propuesta de la cuidadanía permite entender los cuidados de trabajo más allá de las prácticas que generan una vida sostenible. El reconocer que la vida vivible está por construir en la interacción con otras, que la vida se dirime en la vida misma y que no puede procurarse fuera de la vida (en los mercados).

lunes, 23 de mayo de 2011

hermandad

El destino une y separa a las personas,  pero no existe ninguna fuerza que sea tan grande que haga olvidar a las personas que,  por algún motivo, algún día nos hicieron felices"...

Hay un momento en la vida que tú sabes quién es importante para ti, quién nunca lo fue, quién ya no lo es y quién lo será siempre.

la vida, me ha traído personas a mi vida que no desaparecerán, que permanecerán en la memoria como aliados en la lucha por un mundo mejor. Estas personas son las campistas del Palillero, las que izaron la bandera que muchos y muchas queríamos ver en la calle. "Las voces del pueblo" ("unas", voces del pueblo, que no la voz del pueblo como nos han querido hacer entender siempre). Estas personas que nos empoderan y nos contrastan. Todas ellas con nombre y apellidos: Guille, Nieves, Ricardo, Javi y tantas más; que anónimas para mi, conocidas por otras nos han despertado y empujado a la acción.

Pero, yendo mucho más allá, y quedándome en lo privado de mis interrelaciones personales, he profundizado más con dos personas con las que, estoy seguro, comparto miradas, lecturas de  vida, filosofías, espiritualidades y sueños. Personas a las que desde aquí quiero brindarles mi reconocimiento, mi aliento, mi compañía, mi estar y mi ser.

Sois vosotras, que me habéis cautivado incondicionalmente para estar a vuestro lado en ésta y mil una batallas que librar con el sable envainado de la paz.

Siempre es una expresión muy contundente, Javi y Nieves, hasta lo inesperado.

Gracias!!

sábado, 7 de mayo de 2011

voto útil versus voto en conciencia

Voto útil?

  •  “Apelar al voto útil es apelar a un voto antidemocrático pues pretende silenciar a las minorías.
  •  Apelar al voto útil es influir en las conciencias para que hagan una elección irresponsable.
  • Apelar al voto útil es establecer como verdad que el único voto que vale es el que llega al gobierno, lo cual permite después todo tipo de situaciones antidemocráticas (como que no gobierne el partido más votado sino los menos votados coaligados) y, sobre todo, supone menospreciar a los ciudadanos que han votado opciones distintas, cuyas voces también deben ser tenidas en cuenta.
  • Apelar al voto útil es proponer que se vote al menos malo. Pero a quien hay que votar es a quien se piense que mejor defiende la verdad, el bien y la justicia.
  • El voto útil es un voto reactivo: se va en contra de un partido pero no a favor de unas ideas.
  • El voto útil es útil para los políticos profesionales, no para el pueblo.
  • Apelar al voto útil esconde el deseo de hacer fuerte el bipartidismo.
  • Apelar al voto útil es la vía para traicionar al votante y convertirlo en masa.
  • La apelación al voto útil es un argumento falaz porque al final los grandes partidos se creen dueños de los votos y los emplean en acciones que no se habían votado.
  • Apelar al voto útil es reconocer que hay votos inútiles. Pero en democracia, si es real, todos los votos son útiles.


Voto en conciencia?

  • El voto en conciencia a una minoría, aunque no consiguiese ningún parlamentario, supone dar voz a una opción política y ética, de la que tendrán que tomar nota los grandes partidos.
  • Es el voto democrático por excelencia: votar a lo que se considera como mejor, y lo más justo para todos, no lo más conveniente para algunos.
  • El voto en conciencia es un voto personal. Es mi voz. Esta nunca se pierde porque ha sido testigo de lo que quiero.
  • Votar en conciencia regenera la democracia.
  •  Los partidos minoritarios son los únicos que tienen la libertad real para presionar a los partidos mayoritarios.
  • El voto de conciencia es el voto ético. Separar ética de la política es hacer de la democracia un relativismo moral donde lo que impera como bueno y verdadero es lo que impone la mayoría”1.

________________________________
1.-Xosé Manuel Domínguez Prieto.

jueves, 14 de abril de 2011

un día para la esperanza 2011

LANZA TU FLECHA CONTRA LA INJUSTICIA

Manifiesto Un Día para la Esperanza 2011
QUE NO PAGUEN LOS DE SIEMPRE
Con el pretexto de la crisis, los gobiernos están recortando el gasto social y la ayuda a los países del Sur, castigando así a las personas más pobres y vulnerables, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. En un momento en el que 1 de cada 6 personas pasa hambre, se han destruido cerca de 30 millones de empleos en el mundo y las cifras sobre pobreza extrema son más altas que nunca, los gobiernos no deben ahorrar a costa de los que menos tienen. Por eso, exigimos alternativas, para que no paguen los de siempre.
Si os dijéramos que, aplicando una pequeña tasa a las transacciones financieras, conseguiríamos una mejor distribución de la riqueza, ¿no la apoyaríais? Si os dijéramos que esta tasa afecta únicamente a los especuladores de alto riesgo, responsables de la crisis actual, ¿no la defenderíais? Si os dijéramos que, con el dinero recaudado con esta tasa en sólo 8 días, se podría garantizar educación básica a los 72 millones de niños y niñas que no van a la escuela, ¿no la reclamaríais? Se llama pequeñísimo impuesto del 0,05% que permitiría combatir la pobreza, aquí y en todo el mundo. Y ello, sin afectar a la ciudadanía de a pie. Una medida concreta, factible, oportuna y justa.
En Intermón Oxfam reaccionamos contra la injusticia porque sabemos que los cambios son posibles. Podemos verlos cada día. En el Norte, con una ciudadanía más activa y responsable. Y también en el Sur, donde trabajamos con las poblaciones más desfavorecidas, no sólo para que puedan vivir de su trabajo, sino para que tengan expectativas de futuro. A pesar de la crisis, aquí podemos pensar en el mañana; para las familias de allí es un lujo. Un lujo que hacemos posible gracias a la solidaridad y el compromiso de miles de personas.
Ha llegado el momento de buscar alternativas y aplicar una solución justa a las consecuencias de esta crisis. ¡Reclamémosla! Juntos podemos. Será un gran cambio para el mundo. Convertíos en Robin Hood y lanzad vuestra flecha contra la injusticia, para que no paguen los de siempre.

Ante la pobreza y la injusticia, reacciona.

viernes, 1 de abril de 2011

la mirada azul

“De tanto mirar al mar la mirada se me volvió azul”
De tantos espacios donde me muevo, donde me dejo sentir, con conflictos por resolver, parece que todo es un conflicto que mi vida es un conflicto constante.
“De tanto mirar al mar la mirada se me volvió azul” es parte de la letra de una canción que suena  estos días  por mi equipo. Y, me llevó a tener este pensamiento de que mi vida es un conflicto constante. Comencé, en el mismo instante, a reflexionar sobre ello y surge el comentario que quiero dejar por escrito.
Para nada mi vida es un conflicto. Es cierto que en mi cotidiano vivir diario estoy expuesto a debates, enfrentamientos dialécticos, controversias, dilemas, luchas y batallas, unas perdidas de antemano otras por ganar… Pero es mi opción, elegida en libertad, vivirlas.
Quiero vibrar con el día a día, con todo y todos y todas. Quiero sentir la vida como es. Y, la vida también es conflicto (entendedme, cuando digo conflicto hablo de: choque, encuentro, lucha, rivalidad, compromiso, dificultad, importancia, oportunidad, valor…).
Si niego todos estos sinónimos de conflicto niego la vida, me quito de vivir. Además, anulo la posibilidad que me brindan para crecer, de aprender, de sentir, de abrirme a otros conceptos y concepciones y vivencias que van conformando mi carácter, mi personalidad.
Es por ello que más allá del color de la lentilla que lleve hoy, por la circunstancia o por lo que se me depara o por  mi confronto, más allá de todo, en mi interior existo yo, un ser consciente, vibrante y conciliador, con la espada envainada.
“la paz no es la ausencia de conflicto, es la conciencia serena de estar viviendo, aquí y ahora”
Gracias por leerme.

martes, 1 de marzo de 2011

la cultura del tiempo

Es curioso que desde nuestra llegada al mundo seamos regidas por los tiempos de un reloj con 24 horas: el baño a las 20:00, comer cada tres horas, dormir desde las 21:00 hasta las 09:00… Cuando, sin embargo, tenemos toda una vida por delante para ser vivida sin medida temporal.
Pero, nos rige la vida un reloj mecánico (y/o digital que nos muestra hasta las milésimas de segundo) que no biológico. Un tic tac que acabará el día en que nuestro corazón, finito, deje de latir. ¿No les parece contradictorio, a esta concepción del tiempo, que sea el reloj biológico el que marque la duración de nuestra vida?
Dedicamos las mejores horas de nuestra vida a trabajar. Cuando nuestra actividad física, mental y espiritual está más dispuestas, diría yo, a percibir la vida. Cuando nuestros sentidos y nuestros sistemas neuronales y hormonales están más activos.
¿Qué sería de nosotras sin un reloj que nos marque las horas? Quizás, y lo más probable, nada. No ocurriría nada extraordinario. Sencillamente, verdad? recuperaríamos la capacidad de vivir la vida según los ciclos naturales, conscientes en lo que estamos.
Nuestros ritmos vitales aumentan su actividad con el amanecer. Nuestra vista no está preparada para la noche por lo que dedicamos estas horas al descanso y nos levantaríamos con el sol, con la luz natural. El cuerpo sabe cuando necesita alimento y es capaz de auto-regularse. Cuando necesita abrigo busca, en su entorno, las posibilidades de abrigo que se ofrecen. Sin embargo, nos vestimos según nos cuentan las temporadas de la moda, así vemos por la calle, con un sol de justicia, gente con el abrigo que se llevará este invierno porque estaba hace un momento en el escaparate y rebajado, o por el contrario, gentes en bermudas y tirantes porque ya hay turistas en las playas, de vete tú a saber que parte del mundo.
Nuestras espiritualidades nos llevarían a pautar unos tiempos de ocio, de compartir con la familia, de amar, de relacionarnos con otras personas, de relacionarnos con nosotras mismas, con la vida. Sin acotar estas necesidades a horarios no laborales. Relegamos nuestras necesidades a las articuladas por la sociedad de consumo.
Un reloj tirano que cada vez nos exige más de nuestro “tiempo de calidad”.
¿Si no somos capaces de añadir ni un solo segundo más a nuestras vidas, porqué derrocharlo en lo que nos imponen las mentes capitalizadas por el tic tac económico?
He colgado el enlace a un video sobre el movimiento SLOW merece la pena dedicarle unos minutos, digo yo, para despertar del letargo y hacernos conscientes del valor de nuestro tiempo, el de calidad.
tic tac, tic tac, tic...

http://www.rtve.es/alacarta/videos/uned/slow-nueva-cultura-del-tiempo-05-11-2010-uned/921272/

domingo, 6 de febrero de 2011

Dar testimonio: ser luz, ser sal




LUZ. Dicen: coloca la luz en lo alto para que todos la vean
No es necesario alzarla tanto, no? El mismo pensamiento del esfuerzo para alumbrar, a muchos, nos deja con la luz en casa. No tenemos asumido que la luz, que TODAS las personas la tenemos, unas de vela y otras, por lo que sea, de foco 500w, es para dar claridad. Cada cual donde la vida lo lleve. Basta con tenerla encendida, ponerla en práctica allí donde estemos. En las zonas más iluminadas, donde no brillará tanto pero sí que sumará (el sol nos alumbra con los rayitos cortos y con los rayos largos, con la suma de todos) y en las zonas oscuras donde tanta falta hace atisbar un destello que libere y muestre una senda.
SAL. Dícese del elemento que se requiere para reforzar un proceso o una actividad, cognitiva, vital o social.
Ser sal en lo social, una pisca de sabor en aquellos espacios donde la vida es insípida, asquea y desmotiva. Es como, lo exponía anteriormente, dar a lo que se muestra oscuro y amargo, brillo y sabor al dente. La vida que cruje nos hace vibrar. Ser ese elemento que trae fuerza a otras personas que, por una u otra dificultad en la vida, sufren un proceso amargo, de dolor.
Mostrar ese perfil de la vida que otras personas ven del revés es tarea voluntaria y esto me lleva a pensar que ser voluntario tiene mucho que ver con dar testimonio, con ser luz y sal en la vida.
Hace años que vengo ejerciendo lo que yo entiendo, egoístamente, como un proceso de intercambio. Dar y recibir, ofrecer y pedir. Gestos de ida y vuelta si fuesen libres en el fluir. Pero no es así.
Recibo más de lo que doy y ofrezco todo sin pedir nada a cambio. Si quiero ser honesto y sincero de verdad tendría que admitir que no todo lo que doy es desinteresado y que por otra parte quisiera pedir más. Quisiera que este movimiento sea equilibrado y mi testimonio, mi ser luz y sal en la vida vaya acompañado de salud personal.
Estoy orgulloso de poder dar testimonio de vida. Orgulloso por haberme despertado a la vida. Por tener encendida la luz que me habita. Orgulloso de ser voluntario. Orgulloso de ser persona, con todo y a pesar de todo.

viernes, 4 de febrero de 2011

día mundial de la lucha contra el cáncer


En el día mundial de la lucha contra el cáncer, el testimonio de estos andaluces puede dar fuerza a otras personas que padecen la enfermedad.

martes, 18 de enero de 2011

vivir asombrado

Me asombro con facilidad o por el contrario estoy de vuelta de todo?
Sí llegado el momento de hacerme esta pregunta y me asombro de la respuesta por lo positivo, ¡perfecto!. Sí por el contrario, mi respuesta me llena de insatisfacción, hay mucho camino para andar.

Estar de vuelta de todo no significa otra cosa que estar cansado de todo. La vida si deja de sorprendernos a cada gesto, por cada nueva lectura, por cada nuevo día, pasa a ser una rutina. Vivir pasa a ser monótono y cansino. Esto acaba provocándonos ganas de vomitar, verdad? Asqueados de repetir, una y otra vez lo que ya hemos vivido antes. Me digo: “yo ya estoy de vuelta, qué me vas a contar”. Aburridos de vivir.

Sin embargo, esto no siempre es así. Cuando me habitan sentimientos cargados de voluntad, cuando tras 5000 días viviendo con la misma persona y aún, al mirarle a los ojos, me maravillo, me asombro del brillo de su mirada, de la profundidad con que ella me devuelve el giño, me dialoga y me perturba. Cuando me asombro al pasear por el parque en el que me evadía los días que faltaba a clase. Cuando al mirar al horizonte desde la muralla que me vio crecer en pandilla continúa sorprendiéndome con un nuevo perfil. Cuando estos acontecimientos me hacen vibrar, todo está por vivir.

Dónde está la insatisfacción? –quizás, y lo dejo caer, estriba en vivir de fuera hacia dentro. Cuando observamos la vida desde el polo opuesto: desde el exterior.

Lo nuevo debe nacer en nuestro YO, desde nuestro ser. He aquí, diría yo, la receta al aburrimiento.
La capacidad de asombro viene en la mirada y no en lo que vemos.

lunes, 3 de enero de 2011

Lo que no me gusta de la verdad

"La pura y sencilla verdad rara vez es pura y nunca es sencilla." Autor desconocido

A todos nos enfurece, verdad, que la otra persona quiera y pretenda manipularnos, haciéndonos ver que lo que es verdad no lo es tanto. Que hay una verdad por encima de la que nosotros vemos, oímos, percibimos…Quizás no sea el termino “enfurecer” el más apropiado en todos los casos, pero sí que nos da un pellizco al orgullo. “Pero cómo? sí yo mismo lo he visto con mis propios ojos, cómo no va a ser verdad?” Cuántas veces, no es cierto, hemos dicho esta frase a nuestros interlocutores sin percibir que ellos también están en la verdad, en su verdad. Porque ellos, también han visto, oído, percibido…Cada cual, con su vivencia aprendida, memorizada, interpreta y da una lectura a lo externo.

Yo podría, acaso, haber recibido de mis progenitores una mala educación. Por lo tanto, que no me digan, como una verdad absoluta, que la mejor educación se da en el seno de la familia y son éstos, los progenitores, los encargados de tal encomienda.

He aquí una muestra de lo que para unos es verdad, para otros, incluso si me apuran, es un surtidor de agua caliente, hirviendo. Ya no sólo que no es verdad sino que la verdad, constatable en los archivos de su vida, es muy distinta.

La verdad es, puedo decir yo, subjetiva. Nosotros influenciados por nuestros deseos, intereses, sentimientos, modos de pensar… estaremos en poder de la verdad, de nuestra verdad. Eso no nos lo puede negar nadie. Ni nos podrán convencer de lo contrario.

Lo que no nos gusta de la verdad, es que sea contraria a mi verdad.

Aceptar esto significa admitir, sin irritación, que la verdad tiene tantas caras como voces la promulgan.